Piaget se une a la celebración del Año del Mono

El mono sigue protagonizando esferas en el mundo de la alta relojería. El animal que iniciará Nuevo Año Nuevo Chino este 2016 es el Mono de Fuego y como cada años, las firmas se afanan en aplicar sus oficios artísticos y centenarios a esta celebración. Piaget es uno de estas casas relojeras que se apuntan al potencial coleccionista de estas piezas, casi siempre de edición limitada.

El mono, noveno signo del zodiaco chino, se encarama a la carátula del Altiplano Cloissoné Enamel para dar vida al símbolo de la eternidad. Desde 2012, Piaget celebra la llegada del Año Nuevo Chino con un integrante más de su colección Art & Excellence, que recrea en sus esferas la tradición del esmalte Grand Feu Cloisonné.

En el caso de Piaget, es la renombrada maestra esmaltadora Anita Porchet (recordemos que ganó el 2015 Gaïa Awards en la categoría de Creación Artesanal) quien aplica sus habilidades para dar vida al signo zodiacal chino a través de su propia interpretación, convirtiendo el ultraplano Altiplano en una refinada obra de arte. Ella es una de las pocas maestras de esta técnica que usa el cloisonné y consigue aislar los colores y asegurar una visión nítida de las sombras grises. El mono, que aparece sentado en la esfera, sostiene un durazno, símbolo de la inmortalidad. La figura del animal contrasta con un fondo de cielo en tono muy suave.

La paciencia y la atención requerida en cada etapa del proceso hace que del esmaltado un arte que cultiva la perfección. En primer lugar, el artesano forma el motivo con tabiques huecos creados con tiras de oro. Luego aplasta y mezcla los pigmentos con la mano antes de aplicar delicadamente los colores dentro de las particiones con un pincel fino. El virtuosismo artístico de la pieza proviene de la capacidad del artista para lograr los matices más sutiles de gris, calificada de la más intensa a la ligera, con una sucesión de aplicaciones sin defectos. De acuerdo con la tradición de los grandes esmaltes feu, el efecto sobre la pieza en el horno a más de 800 ° C da el esmalte su brillo etéreo, y garantiza que la obra perdure en el tiempo.
 Además, Piaget lo convierte en joya. La caja de 38 mm es de oro blanco y el bisel contiene 78 diamantes talla brillante. El guardatiempo late con el calibre manual Piaget 430P. La correa es de aligátor y tiene 43 horas de reserva de marcha. Por supuesto, es una edición limitada de 38 piezas.
No Comments Yet

Comments are closed