Bovet demuestra que no sólo los autos son convertibles

¿Qué puede ser más fascinante para un consumidor que recibir el doble o el triple por un sólo producto? Quizá nada. Ahí está, por ejemplo, la popularidad y estatus de los autos convertibles: al obtener dos estilos de bólido por el precio de uno, las posibilidades de combinación son placenteras: un día puedes ser un tipo sport salvaje y al otro un caballero elegante.

Inspirados por esta idea, los creativos de Bovet presentan el Amadeo Fleurier 43, que no es uno ni dos, sino tres relojes en una sola pieza (pulsera, bolsillo y mesa). La construcción del nuevo convertible está pensada para representar un perfecto balance entre elegancia, atrevimiento y sofisticación. 

Bovet Amadeo Fleurier 43 en versión pulsera. La foto que abre esta nota muestra la versión de mesa y la cadena para la versión bolsillo.

Por ejemplo, el guardatiempo puede ser encontrado en carátula esmaltada blanca, negra o marfil con índices en oro rojo, indicador de reserva de marcha, pequeño segundero, caja de 43 mm hecha enteramente de oro rojo de 18 quilates y correa de cocodrilo: una oda a la relojería clásica.

El riesgo y la vanguardia se encuentran en el sistema de conversión patentado Amadeo, el cual permite transformar el reloj de pulsera en uno de mesa o bolsillo sin necesidad de herramientas especializadas. Por si fuera poco, los fieles a la mecánica podrán descubrir un movimiento suizo automático calibre 11BA12 a través del fondo transparente de la caja. Una gran obra en tres tiempos. 

 

 

 

 

 

No Comments Yet

Comments are closed