El caballo negro de Longines

La personalidad e ideales se conservan pese a las modificaciones externas, así es la nueva identidad de la línea HydroConquest, quien solo incrustaba la cerámica negra en el bisel de sus modelos con una caja de acero, sin embargo ahora apuesta por vestir de oscuro toda la pieza.

La nueva colección ahora usa la cerámica negra en toda la pieza como lo demuestra su caja de 43 mm con corona atornillada, al igual que su esfera, hecha también de cerámica, con numeración arábiga y 10 cabujones. Esta maquinaria galopa con un movimiento mecánico automático L888.3 que late a 25,200 alt/h para dar una reserva de marcha de 64 horas.

Este corcel deja asentado la fórmula que lo compone, ZrO2 (dióxido de zirconio) a las 6 en punto. También quiere destacar que no solo se desempeña en el circuito, sino que es fiel a su origen, el mar. Tiene una estanqueidad hasta de 300 metros, ideal para surcar sobre las olas o sumergirse en ellas. Desde luego la correa de caucho negro, tiene un ajuste preciso para esta pieza.

La línea HydroConquest de Longines se caracteriza por su dinamismo y resistencia para ejercer cualquier deporte, desde luego la equitación destaca en este momento, pero ahora incursiona en una nueva variación de material para ser más resistente a cualquier prueba en tierra o mar. El guardatiempo que acompaña este año al Longines Global Champions Tour. La pieza que completa la espera de “el retorno de la caballería a México”.

No Comments Yet

Comments are closed