Chopard encabeza la revolución ética

¿Se puede ser lujoso y ético al mismo tiempo? Esta pregunta ha mantenido a la industria pensando durante las últimas décadas, pues la situación actual del mundo exige que las grandes firmas sean cada vez más responsables socialmente, no sólo en términos de un comercio justo, sino también con el medio ambiente.

Chopard ha dado el primer paso para transformar la forma en que la relojería y la joyería deben interactuar con el mundo y sus habitantes. Caroline y Karl-Friederich Scheufele, co-presidentes de la marca, anunciaron en Baselworld que a partir de julio de 2018 todos los productos de Chopard estarán hechos con “oro ético”.

Las personalidades reunidas en la gala sustentable, de izquierda a derecha: Roy Wang, Caroline Scheufele, Karl-Friederich Scheufele, Julianne Moore, Livia y Colin Firth, Arizona Muse y Noela Coursaris.

Para lograrlo, la empresa cuenta con dos fuentes para obtener el oro: 1) de minas pequeñas aprobadas por la Swiss Better Gold Association (SBGA), sociedad encargada de regular las minas éticas; y 2) de la RJC Chain of Custody, empresa asociada a Chopard que cuenta con refinerías certificadas.

Al respecto, Karl-Friederich comentó: “estamos increíblemente orgullosos de poder decir que a partir de julio de este año todos nuestros productos de oro vendrán de fuentes responsables. Es un compromiso fuerte, pero uno que debemos seguir para marcar la diferencia en la vida de las personas que hacen nuestro negocio posible”.

Caroline, por otro lado, mencionó que “como negocio familiar, la ética siempre ha sido parte de nuestra filosofía. Naturalmente, siempre la hemos colocado en el corazón de los valores Chopard. El verdadero lujo se obtiene cuando conoces el origen de tus productos, así que estoy muy orgullosa de presentar este programa de fuentes responsables”.

Al evento asistieron personalidades que desde hace tiempo han apoyado a la marca y distintas causas socioambientales, como Colin y Livia Firth, Julianne Moore, las modelos y activistas Arizona Muse y Noela Coursaris, y el cantante chino Roy Wang.

La siguiente meta de la firma, una vez que el oro ético se establezca en su producción, es adoptar algunas de las metas propuestas por la ONU en 2015, llamadas Global Goals, donde 15 líderes del mundo se comprometieron a cubrir e impulsar iniciativas para tener una vida mejor. Chopard buscará aportar su ética en los rubros de trabajo digno, reducción de inequidad y consumo de fuentes responsables con el ambiente.

El camino de Chopard y la sustentabilidad ecológica/responsabilidad social ha sido largo, pues desde hace más de tres décadas han implementado diversos programas y acciones que los colocan en la cresta de la ola humanista.

Por ejemplo, han hecho que su formato de producción y desarrollo sea horizontal y no piramidal, dando un lugar digno a sus artesanos y trabajadores. Por otro lado, la casa se volvió miembro certificado del Responsible Jewellery Council desde 2012, al cual se unió en 2010. En 2013, lanzó el Journey to Sustainable Luxury, donde se observaron y analizaron los impactos en las fuentes y procesos de producción capaces de garantizar la sostenibilidad a todos los niveles.

Estas labores, sumadas a su famosa asociación con diversas causas altruistas a lo largo de los años, hacen de Chopard la marca líder de una revolución no sólo necesaria, sino urgente.

No Comments Yet

Comments are closed