Danza minimalista contra la gravedad

¿Sabías que el inventor del tourbillon solo vendió 35 relojes con esta complicación durante su vida? Abraham-Louis Breguet fue quien ideó este mecanismo que contrarrestaba la acción de la gravedad sobre la precisión. Lo patentó en 1801. Pero necesitó diez años de experimentación e investigación, entre 1795 y 1805, para su desarrollo. Un hito en la relojería que aportó una solución extraordinaria a un problema muy común en los guardatiempos. Hasta hoy, el tourbillon sigue siendo musa de los relojeros y artesanos más sabios y mejor formados. Ha evolucionado en tamaños, materiales, decoraciones, desempeño y combinación con otras complicaciones.

Ahora, Breguet, la autoridad en este asunto, lanza una pieza excepcional, Classique Tourbillon Extra-Plat Squelette 5395. Su mayor logro es que el Calibre 581 elimina un 50% de los elementos de su platina. La firma suiza que ha registrado más de 100 patentes en los últimos 15 años, se alza con legitimidad con un  diseño clásico y minimalista que luce un tourbillon de 3 mm de grosor. Pero vayamos por partes:

El tourbillon en sí mismo es un ejercicio de belleza. En este modelo ha sido replanteado para dar vida a una arquitectura única. Con sus 3 mm de grosor, es uno de los más delgados del mundo con calibre automático. Para hacerlo posible, la masa oscilante se desplazó a la periferia de la platina, para reducir el grosor, pero permitir que quede a la vista. La jaula es de titanio y el escape de silicio adopta una construcción acodada que permite ahorrar espacio.

Muy ligero (la jaula pesa 0.290 g), dotado de una reserva de marcha de 80 horas este Calibre 581 ya ha equipado las referencias 5377 y 5367. Pero ahora se lanza como un movimiento totalmente esqueletado. Para que las vistas estén a la altura de la complejidad mecánica, la platina y los puentes de oro son calados. También se han decorado. El guilloché a mano con motivo Clous de Paris se puede admirar en el resto de la platina.

Esta escenografía hipnotiza desde su caja acanalada dotada de un cristal box que se abre ampliamente sobre el movimiento. La esfera de zafiro tiene índices aplicados de oro azulado. La vuelta de las horas se obtiene por crecimiento galvánico y la minutería está grabada con láser y luego rellena con barniz azul. Este diseño refinado y minimalista se corona con las tradicionales agujas pomme azules típicas de la firma.

Hasta el momento, el récord de tourbillon esqueletado con carga automática lo ostenta Bulgari con su Octo Finíssimo Tourbillon Automatic de carbono lanzado este año. Su tourbillon volante tiene un grosor de solo 1.95 mm.

FICHA TÉCNICA:

Movimiento:  Calibre 581SQ extraplano (3 mm). Automático, esqueletado, achaflanado, grabado, guilloché a mano, 325 componentes, 33 rubíes. Masa oscilante periférica. Reserva de marcha de 80 horas. Barrilete sobre rodillo con rodamientos de esfera. Escape de áncora de canto invertido con asas de silicio. Volante Breguet. Jaula de tourbillon de titanio. Segundero pequeño sobre eje del tourbillon.

Caja:  Oro rosa, carrura acanalada, cristal box. 41 mm, grosor de 7.70 mm.

Esfera: Cristal de zafiro con la firma Breguet. Vuelta de las horas excéntrica con números romanos. Agujas Breguet à pomme évidée de acero azulado.

Correa:  Piel de aligátor con hebilla desplegable de oro.

Versiones: Platino

 

 

 

No Comments Yet

Comments are closed