El otro crack de Rusia 2018

Apenas han pasado siete días de actividad mundialista y las grandes historias ya se escriben en territorio ruso. Los anfitriones, de quienes no se esperaba mucho, suman dos victorias y ocho goles a favor; Portugal y España nos regalaron un trepidante empate a tres (con Cristiano Ronaldo en plan gigantesco), y las grandes favoritas (Alemania, Brasil y Argentina) se ven deslucidas, igual que figuras como Messi y Neymar.

Pero quizá lo más grato del Mundial hasta ahora es que selecciones modestas como Suiza, Islandia y, sobre todo, México (que derrotó a Alemania en un partido para la posteridad) han sorprendido gratamente a los aficionados por su desempeño. Una auténtica fiesta a la que seguramente se sumarán más relatos de leyenda.

El reloj desarrollado por GoalControl para Brasil 2014.

Otro hecho relevante es que Rusia 2018 será recordada como la primera Copa del Mundo donde las decisiones arbitrales serán más justas gracias al uso de dos herramientas tecnológicas: el Video Assistant Referee (VAR) y la Detección Automática de Goles (DAG). En el último caso, la participación de la relojería suiza, representada por Hublot, es fundamental. 

El VAR es un estreno para este Mundial. Se trata de la revisión en video de jugadas polémicas que escaparon a la vista del árbitro. La primera decisión “tomada” por la videoasistencia ocurrió el sábado pasado durante el partido entre Francia y Australia, cuando un defensa de los “socceroos” trastabilló por la espalda y dentro del área al delantero francés Antoine Griezmann. La falta no se marcó en un inicio, hasta que el árbitro la revisó en la pantalla y determinó el penalti.

En el mismo encuentro se utilizó también la DAG (tecnología que indica si el balón cruza la línea de gol, aunque sea por milímetros), cuando Paul Pogba, otra de las figuras galas, pateó el esférico hacia la portería australiana, el cual se estrelló en el travesaño y picó dentro de la meta. Luego de unos instantes de duda, el árbitro señaló la anotación a favor de Francia con un gesto histórico: apuntar directamente a su reloj Hublot.

Hublot y el futbol, dos cracks en la cancha.

¿Cómo es que la relojería se volvió una de las figuras del Mundial? Para responder hay que retroceder cuatro años. La FIFA (máximo organismo del futbol mundial) ya había coqueteado con la posibilidad de implementar tecnología que zanjara las polémicas y permitiera a los árbitros actuar con justicia en casos como el de la jugada de Pogba.

Las voces a favor y en contra debatieron por meses, hasta que los dirigentes de la FIFA decidieron incorporar la DAG para el Mundial de Brasil 2014.

Tras un primer experimento en la Copa Confederaciones 2013, se escogió a la empresa alemana GoalControl GmbH para perfeccionar la tecnología para la cita brasileña. Los desarrolladores teutones crearon el sistema GoalControl-4D, que utiliza 14 cámaras de alta velocidad situadas en diversos puntos del campo, las cuales confirman en tiempo real si el balón cruzó o no la línea de gol en una jugada polémica.

El GoalControl 4-D manda dos señales en menos de un segundo: una visual y otra de vibración. Pero, ¿a quién informaban las cámaras cuando había un gol en Brasil 2014? Nada menos que a un reloj de pulsera desarrollado por la propia GoalControl.

¿Por qué un guardatiempo? Tanto la firma alemana como la FIFA se inclinaron por la relojería como herramienta arbitral por su portabilidad y capacidad de almacenamiento en un espacio pequeño. Curiosamente, la selección de Francia también estrenó esta tecnología en el Mundial pasado, pues en su duelo contra Honduras, el reloj de GoalControl marcó como gol un disparo de Karim Benzema que a primera vista resultaba dudoso. La tecnología fue todo un éxito. Sin embargo, le faltaba el toque de glamour.

Así funciona la tecnología DAG, con las cámaras ubicadas en diversos puntos del campo.

Hublot es una marca cien por ciento futbolera. Desde 2010 es cronometradora oficial de los mundiales, así que resultó lógico encargar a la casa de Nyon que diseñara un reloj mucho más impactante para la justa mundialista rusa.

La FIFA lo tenía claro: necesitaban un reloj customizado para los árbitros del Mundial de 2018, así que colaboraron de manera estrecha con los creativos de Hublot. La manufactura también decidió poner toda la carne al asador para presumir su creación ante los ojos del mundo. Así nació el Big Bang Referee 2018 FIFA World Cup Russia, edición limitada a 2,018 piezas, (a las cuales se suman poco más de 90 relojes extra para equipar a todos los árbitros que participan en la Copa del Mundo).

Big Bang Referee de Hublot, el reloj oficial de Rusia 2018 y primer smartwatch de la casa suiza.

La creación, primer smartwatch de Hublot en su historia, posee en el corazón de su caja de titanio la misma tecnología de línea de gol presentada en 2014, pero reforzada por varios chips digitales que se encuentran dentro del balón oficial del Mundial, los cuales ayudan a las cámaras a determinar un gol.

Volvamos entonces a la imagen de Andrés Cunha, árbitro uruguayo, responsable de poner los ojos del mundo sobre el Big Bang de Hublot cuando dio por bueno el gol de Pogba gracias a la DAG. Los aficionados al futbol contemplamos, durante un breve instante, la historia mientras se escribía: Cunha no sólo dio la victoria a Francia con su Hublot: también fue responsable de validar la primera ocasión en que la relojería metió gol en un Mundial. 

Texto: Israel Pompa-Alcalá

No Comments Yet

Comments are closed