fbpx

el atelier deseado

Luego del éxito que supuso para Bovet 1822 la concesión de la Aiguille d’Or 2018 del Grand Prix d’Horlogerie de Genève, la firma de Pascal Raffy continúa creando una alta relojería sin concesiones. Cuenta con las herramientas para conseguirlo gracias a la manufactura Dimier, especializada en elaborar tourbillones y de la cual salen.

Casi en su totalidad, los mecanismos usados por Bovet 1822, a excepción de algunas referencias. Bovet ofrece una producción escasa en comparación con otros grandes del mercado, con una media de 1,200 movimientos al año. Un límite impuesto por Raffy para asegurar los mejores acabados.

Sin alcanzar la complejidad del Récital 22 Grand Récital, el nuevo Récital 27 mantiene la filosofía y las señas de identidad de la casa como la caja en forma de atril inventada por Pascal Raffy, por medio de la cual un plano inclinado mejora la visión de la carátula y ayuda a una disposición tridimensional de sus elementos. Lo más increíble es que la construcción se mantiene en la platina del mecanismo, algo que solo es posible si cuentas con tus propios medios de diseño y fabricación.

En cuanto a la carátula, el Récital repite la ya conocida visualización simultánea de tres husos diferentes, uno de ellos mediante las agujas centrales y los dos restantes, con sus respectivos contadores y acompañados en ambos casos de un disco de ciudad de referencia del huso horario y su respectivo indicador día/noche.

Debe decirse que los indicadores pueden ser corregidos de manera individual para salvar así el desfase del cambio de hora en verano. La complicación de tres husos horarios, ya la hemos visto en referencias anteriores como el Récital 16, aunque la novedad de Bovet se diferencia de este modelo por la sustitución del órgano regulador tourbillon por un indicador de fases lunares en ambos hemisferios. Elección que redunda en un precio más económica de la pieza.

Más allá de su complejidad técnica, el Récital 27 destaca por la distribución de sus funciones en la carátula. La superposición de los múltiples componentes se acentúa gracias a los elegantes acabados que, además, en ningún momento entorpecen la lectura.

Como es habitual en Bovet 1822, la limitación de la serie es importante y ahora lo hacen con una edición especial para el SIAR: el Récital 27 «Mexico» Limited Edition luce esferas guilloché y lacadas en el verde de la bandera. El fondo de cristal de zafiro tiene una elegante filigrana que da forma al escudo nacional y el bisel está grabado a mano con motivos geométricos típicos de la cultura maya.

Las 24 ciudades de los husos horarios incluyen ahora a la Ciudad de México. Solo habrá cuatro piezas de este magnífico reloj que muestra el virtuosismo de los artesanos de la casa.

No Comments Yet

Comments are closed