EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

Ver galería
9 Fotos
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD
EL RENACIMIENTO DE FERDINAND BERTHOUD

Karl-Fiedrich Scheufelle (copropietario de Chopard) revive el mito relojero de Ferdinand Berthoud y lo convierte en marca relojera. El científico del siglo XVIII que desarrolló el primer cronómetro marino de la historia aparece, por primera vez desde 1807, en la carátula de un guardatiempo como una firma relojera que se inspira en sus logros para interpretarlos de forma contemporánea. El resultado de este renacimiento es un reloj declinado en dos versiones limitadas de 50 y 18 ejemplares respectivamente. Muy contemporáneo, el Chronomètre Ferdinand Berthoud FB 1 refleja la depurada estética y la extremada precisión de los cronómetros marinos concebidos por el relojero suizo en la época de la Ilustración, en París, para el Rey de Francia y la Armada. Situado dentro de una caja octogonal con ojos de buey estancos, su movimiento, el calibre FB-T.FC. manual con tourbillon y huso-cadena inédito, con certificado COSC ha sido completamente desarrollado, fabricado y ensamblado en los talleres de la casa relojera en Fleurier.

Este nuevo guardatiempo interpreta con un espíritu moderno, las proezas técnicas y la precisión de los cronómetros marinos de Ferdinand Berthoud en el siglo XVIII. El reloj Marine M.M. n°6 de 1777, que se conserva en el L.U.CEUM en Fleurier, es una de las principales fuentes de inspiración de los nuevos cronómetros Ferdinand Berthoud. Su movimiento, equipado de un dispositivo de fuerza constante, de una transmisión huso-cadena y provisto de una construcción en pilares, ha dirigido la resurrección de este científico.

El reloj está equipado por un movimiento mecánico de carga manual formado por más de 1120 piezas. El calibre FB-T.FC está provisto de un tourbillon de baja frecuencia (3 Hz) de segundero central innovador y de un dispositivo de regulación a fuerza constante, de transmisión huso-cadena suspendida, que permite ocupar un espacio reducido en el corazón del movimiento. El huso está provisto de un sistema de armado por diferencial y de un mecanismo de reserva de marcha único  “el cono móvil suspendido”. Resultado de casi tres años de investigación y de desarrollo, el calibre FB-T.FC ofrece una precisión y una regularidad de la marcha excepcionales, una autonomía de 53 horas y una legibilidad óptima de sus funciones de las horas, minutos, segundos y reserva de marcha. Estos mecanismos están pendientes de concesión de patente.

La caja de 44 mm de oro tiene forma octogonal y presenta una estructura inspirada en los cronómetros marinos concebidos por el maestro relojero suizo. Sus lados se abren sobre cuatro ojos de buey estancos, que permiten ver las ruedas del movimiento, mientras que el fondo transparente de la caja ofrece la visión del tourbillon y del huso-cadena suspendido. Un cristal de zafiro abombado y curvado permite una lectura perfecta de las indicaciones de la esfera, mientras que las asas, en titanio para la caja de oro gris y en cerámica negra para la caja de oro rosa, están fijadas por medio de unas clavijas parecidas a las de los cronómetros marinos de Ferdinand Berthoud.

En la carátula del reloj, las horas y los minutos descentrados se engranan sobre una esfera lacada. Un reborde de zafiro translúcido exhibe la escala de los segundos. El centro de la esfera se abre sobre dos grandes ruedas, girando, cada una de ellas, en sentido opuesto. En cuanto a la reserva de marcha del movimiento, se indica en el hueco de un contador grabado sobre la platina.

Inspiradas en las creaciones de Ferdinand Berthoud, las agujas del Chronomètre Ferdinand Berthoud FB 1 requieren una ejecución compleja. Las agujas espada de oro están perforadas y facetadas. A juego con el tono de la esfera, aseguran una legibilidad perfecta de las funciones. La sobriedad de las líneas, el contemporáneo refinamiento del Chronomètre Ferdinand Berthoud se corona con una correa de cocodrilo rematada y cosida a mano y una hebilla desplegable de oro.

El legado de Ferndinand Berthoud (1727-1807) imprime carácter y esencia a la marca recién lanzada. Sus  nuevos relojes beben del quehacer relojero de Berthoud, quien creó en 1754 su primer cronómetro marino. Los principales retos estaban en reducir las vibraciones del balance, bajar la temperatura a la que se exponían los mecanismos y convertir a los cronómetros en instrumentos prácticos y manejables para emplearlos en los barcos.

En 1768, el Duque de Praslin presentó los relojes marinos Nº 6 y Nº 8 de Berthoud a Fleurieu, explorador y navegante. Por orden del gobierno, se pusieron a prueba ambos cronógrafos con éxito en un viaje de 18 meses que partió desde Rochefort. De aquí surgiría el primer reloj marino de la marina francesa. Según la Encyclopaedia Brytannica, se realizó la travesía desde La Rochelle a las entonces Indias Occidentales y Terranova. Más tarde, en 1785, el gran relojero nacido en Neûchatel presentaría cinco relojes para una expedición del Conde de La Pérouse, un viaje alrededor del mundo.

Después de tres años de navegación, todo se perdió tras el trágico naufragio del barco “Astrolabe” en Solomon Islands en junio de 1788. El gran relojero Berthoud fue nombrado relojero de la Marina francesa en 1762 y relojero-mecánico del rey en 1773. Entre 1760 y 1787 produjo 45 relojes marinos y relojes longitudinales con más de 20 calibres diferentes. Ahora, la dirección del barco está en manos de Karl-Fiedrich Scheufele (copropietario de Chopard) quien seguirá reinterprentando la herencia y legitimidad del sabio en clave contemporánea.

No Comments Yet

Comments are closed