Franck Muller celebra a su quinceañera

La firma suiza Franck Muller celebra el ingenio de un diseño que rompió esquemas cuando se lanzó. Crazy Hours nació en 2003 y se le ocurrió al fundador de la casa, de nombre homónimo, mientras disfrutaba de unas vacaciones en Isla Mauricio. ¿En qué consistía y por qué es una complicación divertida y fuera de lo común? Se trata de un módulo de horas saltantes y de un movimiento automático. Mientras que la aguja de las horas salta para señalar la hora correcta, la aguja de los minutos gira alrededor de la carátula cumpliendo el ciclo convencional de 60  minutos. A simple vista, los números de las horas parecen estar ubicados de forma aleatoria, pero en realidad guardan una secuencia. En las crazy hours, cada número subsecuente está colocado formando un arco de unos 120 grados de separación con respecto al número anterior.

Este año las horas locas se visten de largo y celebran tres lustros con una edición limitada solo para México, Color Dreams Crazy Hours, que fusiona una caja tonneau Vanguard, icónica de la casa, con las típicas horas aleatorias.  Ambos modelos numerados del 1 al 15, lucen caja de titanio cepillado y cuentan con una estética limpia e innovadora.

Resalta un acabado de numerales aplicados, meticulosamente pulidos y cepillados a mano, que aparecen en desorden pero son altamente precisos. Entre las características de esta edición se destacan los colores de las horas inconfundibles del “Color Dreams” y una segunda edición con numerales blancos con bisel verde y carátula azul marino. 

Estas piezas estarán se lanzarán en el Salón Internacional Alta Relojería que se celebra en México del 16 aal 18 de octubre en el Hotel St. Regis de la capital. 

 

No Comments Yet

Comments are closed