HYT H4 se inunda de luz

Ver galería
5 Fotos
HYT H4 se inunda de luz
HYT H4 se inunda de luz

HYT H4 se inunda de luz
HYT H4 se inunda de luz

HYT H4 se inunda de luz
HYT H4 se inunda de luz

HYT H4 se inunda de luz
HYT H4 se inunda de luz

HYT H4 se inunda de luz
HYT H4 se inunda de luz

Ya estamos acostumbrados a las ocurrencias geniales de HYT. Así que siempre esperamos algo más sorprendente en cada reloj que lanza. HYT H4 Alinghi, el guardatiempo con mecanismo hidromecánico que dice el tiempo. Pero es lo único que cuenta de forma tradicional. El resto del reloj es una inmersión en lo desconocido, algo que todavía no habías imaginado.

El H4 Alinghi está basado en la misma arquitectura de movimiento que el H1, la pieza con la que empezó el sueño de la firma revolucionaria que lidera Vincent Perriard, su CEO actual. La diferencia es que ahora el mecanismo aparece totalmente esqueletado. Con 64 horas de poder de reserva, es la primera vez que un reloj HYT enseña las tripas mecánicas con un nuevo concepto creativo.

Esta vuelta al origen pero con nuevas fórmulas recupera el juego favorito de la  marca: crear, sorprender. El asombro está en los detalles y solo los coleccionistas con ojo de águila depararán en lo más destacable: esta máquina horaria tiene dos pulsadores. ¿Para qué sirven en un reloj con funciones de horas, minutos y segundos? Para algo que te impresionará. Porque H4 Alinghi tiene una fuente de luz.

Bajo la indicación de 6 h en la carátula, HYT ha ocultado dos LEDs. Una vez activados, ellos inundan toda la carátula con una luz blanca. Por la noche, el fluido rojo se hace más vivo con la luz blanca convirtiendo la esfera en un escenario completo de luz. Al mismo tiempo, la luz penetra todo el mecanismo del calibre haciendo que el movimiento esqueletado cobre vida. Así, la luz es una nueva complicación añadida al reloj.

El generador de luz se ha situado entre las 4 h y 5 h. Es invisible y activado por uno de los pulsadores, el rojo.  El proceso es parecido a un dinamo: la conversión de energía mecánica en energía luminosa. Es la rotación del pulsador a las 04:30 serpentea el generador. La presión sobre este mismo pulsador activa entonces los dos LEDs que bañan el Alinghi en una luz blanca y suave. Esta iluminación dura un máximo de cinco segundos, después de lo cual el mecanismo debe ser reinicializado. No se necesita ninguna batería para este proceso, que es totalmente mecánico. Tres factores conviertieron este reto en una misión difícil: la miniaturización extrema, la forma curvada, y el hecho, de que es un desarrollo inexistente, que nació de cero. 

El H4 Alinghi se llama así en honor del equipo de vela del mismo nombre.  La pieza tiene caja de carbono con pulsadores DLC de titanio y caucho negro y rojo, líquido rojo, luz blanca, logotipo del equipo en el disco segundos y una correa de lona de vela. Es una edición limitada de 25 unidades.

No Comments Yet

Comments are closed