fbpx

Rolex, Tudor ¿y Pepsi? Conoce el nuevo sabor de la temporada

Las semanas previas a Baselworld, varios rumores se construyeron en torno a los relojes que presentarían Rolex y Tudor, empresas hermanas que suelen compartir códigos estéticos y mecánicos. Tanto aficionados como prensa especializada nos mantuvimos a la expectativa hasta que por fin el día llegó: Rolex presentó el nuevo Oyster Perpetual GMT-Master II y Tudor amplió el legado de la familia Black Bay con el primer reloj deportivo con horas mundiales de su historia,

Ambas piezas comparten un elemento visual icónico: el bisel tipo “Pepsi”. La aparición de este detalle cromático confirmó las sospechas de muchos, que habían apuntado al rescate del bisel azul y rojo por parte de las dos firmas. Si hacemos memoria, Rolex ya había lanzado un guardatiempo similar en 2014, el GMT Master II, pero con caja de oro blanco, combinación que recibió opiniones encontradas. Por otro lado, Tudor quiso darle una apariencia dinámica a su primer GMT deportivo, es por ello que el Tudor Black Bay GMT se apropió del sabor de Pepsi. Veamos ahora los detalles de cada reloj.

Rolex decidió cumplir el sueño de aquellos aficionados que buscaban un reloj duradero y listo para la acción, además de elegante y poderoso, por tanto montaron el bisel Cerachrome bidireccional con indicaciones de 24 horas y de día/noche en acero inoxidable. El hecho de haber reculado en la elección del oro blanco es un acierto total de la compañía de la corona.

Otras novedades de esta pieza son el brazalete estilo Jubilee realizado con Osytersteel y el nuevo calibre 3285 con escape Chronergy, elemento técnico que brinda 15% más de eficiencia y energía. Es por ello que alcanza las 70 horas de reserva de marcha, contrario a modelos previos que apenas rozaban las 50.

En cuanto al guardatiempo de Tudor, conserva las características que han hecho famoso al Black Bay, como los 41 mm de diámetro, carátula negra y caja de acero inoxidable. La novedad se encuentra en la función GMT, donde los husos horarios adicionales son indicados por una aguja tipo snowflake en color rojo (otro rasgo distintivo de la casa), la cual gira alrededor de la esfera en 24 horas.

Para hacerlo funcionar de manera óptima, la casa desarrolló un nuevo calibre de manufactura llamado MT5652. El movimiento automático permite 70 horas de reserva de marcha, mientras aviva las horas saltantes, los minutos y segundos en el centro, el calendario a las 3 y la función de parada del segundero.

Hermético a 200 metros, puede llevarse con brazalete de acero o correa de cuero marrón “Terra di Siena”. Esta última acentúa el ADN dinámico de la pieza, pues parece un guiño tanto a los relojes de aviación como a los diseñados para pilotos de carreras.  

En resumen: la apuesta de ambas firmas es bastante ambiciosa, pues es clara la intención de crear una “fiebre Pepsi”. ¿Estamos entonces ante el sabor de la temporada? Por lo comentado hasta ahora en Basel, parece ser que estos encantadores relojes darán mucho de qué hablar en los siguientes meses. Estaremos atentos.

 

No Comments Yet

Comments are closed