Piaget Altiplano Ultimate Automatic, nuevo rey de los ultraplanos

Este año, Bulgari sorprendió al mundo con el modelo Octo Finissimo, pues entre otras cosas, presumía ser el reloj más delgado de la historia, gracias a sus 5.15 mm de grosor, cifra que se antojaba imposible de romper.

Sin embargo, Piaget parece tener siempre la última palabra en cuanto a los relojes delgados, pues desde 1874 se han caracterizado por dominar este ámbito. Por ejemplo, en 1913, distintos proveedores buscaban a la casa gracias a su savoir-faire en cuanto a componentes ultraplanos.

La búsqueda por la delgadez extrema aumentó a finales de la década de los cuarenta, cuando Valentin Piaget, nieto del fundador de la casa, comenzó a trabajar en un movimiento que permitiera aún más delgadez. Sería en 1957 cuando Piaget presentó el reloj más plano del mundo en la feria de Basilea, causando una revolución. ¿El responsable? El calibre de cuerda manual 9P.

A 60 años de dicha innovación relojera, Piaget recupera el trono de la máxima delgadez con el nuevo Altiplano Ultimate Automatic, que posee un grosor de solo 4.30 mm, casi 1 mm menos que el plano de Bulgari. Esto fue posible gracias a su construcción totalmente revolucionaria.

Durante tres años, los creativos de la compañía trabajaron para crear un todo inseparable, es decir, tanto la caja como el movimiento forman una entidad donde esta última sirve de platina principal donde se fijan los 219 componentes ultraplanos. Además, para continuar con el ahorro de milimetros, el sistema de ajuste manual se encuentra contenido dentro del espesor del volante, lo que implica un despliegue de horas y minutos descentrados, los cuales mantienen equilibrio con los códigos tradicionales de la línea Altiplano.

Caja de oro rosa o blanco de 18 quilates, diámetro de 41 mm, movimiento automático calibre 910P, pulsera de piel aligator negra, reserva de marcha de 50 horas y hebilla tipo pin en el mismo material que la caja. 

No Comments Yet

Comments are closed