fbpx

El primer templo “paneristi” de México

Panerai abre su primera boutique en México en El Palacio de Hierro de Polanco. La nueva tienda, de 51 metros cuadrados, tiene colecciones exclusivas para México. Destacan varias versiones de Edizione Verde Militare Radiomir y Marina Militare. Relojes con el fuerte ADN de la casa florentina, que se hicieron legendarios cuando surgieron como prototipos para el Primer Cuerpo Submarino de la Armada Real Italiana en 1936.

José Antonio Revilla, Jorge Puentes y Sergio Berger.

“Damos la bienvenida a Panerai en Palacio, un espacio que recibimos con muchas ganas, una marca histórica con piezas deportivas y clásicas”, comentó en el corte de listón José Antonio Revilla, director de marketing de El Palacio de Hierro. “Además de la boutique, también tenemos un pop up que ha estado en los mejores centros comerciales de lujo del mundo, como Harrods en Inglaterra”, aseguró Jorge Puentes, que lidera la estrategia de la marca en México. Un espacio temporal muy llamativo que evoca el mar y donde emergen los brazos de un kraken.

Relojes con el fuerte ADN de la casa florentina.

Nuevo templo para poner en práctica la devoción paneristi en México. La boutique que abre la firma se hizo en colaboración con Berger. “Estamos muy contentos de estar en El Palacio de Hierro”, concluyó Sergio Berger. Un punto de venta exclusivo bajo el nuevo concepto de la marca. En la pared central, se exhibe a gran escala la esfera tipo sándwich de los modelos Panerai. Horas, minutos y un pequeño segundero con el potente color verde luminiscente de la firma marca la hora precisa.

La primera boutique Panerai en México.

El diseño y los materiales utilizados respetan la tradición italiana de Panerai y son una referencia clara al universo submarino. El uso de materiales como el mármol italiano veteado conocido como calacatta luccioso, el latón pulido, el bronce y un cristal especial estriado, ondulado y transparente reinterpretan los códigos de la casa relojera. Los mostradores de madera remiten al mundo del mar y los veleros.

No Comments Yet

Comments are closed