Récital 22 Grand Récital: la grandeza de Bovet

La tendencia actual de la relojería apunta claramente al minimalismo: cada vez son más los relojes ultradelgados, extraplanos, etcétera. Quizá es una suerte de reflejo de lo que pasa en el universo tecnológico, donde los dispositivos aspiran a ser prácticamente invisibles. Sin embargo, ¿qué hay de malo en presumir la grandeza?

Bovet contesta esta pregunta con el nuevo Récital 22 Grand Récital (sí, dos veces Récital) que no sólo sorprende por sus dimensiones, sino por su grandeza mecánica, pues se trata de uno de los relojes más complicados ensamblados por la manufactura y el genio de Pascal Raffy.

Vayamos primero a lo obvio: el diámetro. Uno podría preguntarse si un reloj de 46.30 mm es capaz de ser elegante y sofisticado, a lo cual Raffy y compañía responden un rotundo sí. La esfera lleva todo el ADN de Bovet: elementos superpuestos, semiesqueletado y grandes complicaciones a la vista.

El tourbillon volante, colocado en la parte inferior de la carátula, representa al Sol, con esos rayos característicos de Bovet. Justo arriba del astro rey, aparece una impresionante esfera que representa la Tierra, la cual gira alrededor de su propio eje e indica las horas en un ciclo natural (24 h). Finalmente, una luna esférica se mueve alrededor de la Tierra en un ciclo de 29.53 días, cifra que cumple el período sinódico de nuestro satélite natural.

La esfera de la Tierra resultó compleja en su elaboración, pues está decorada y grabada a mano, con océanos, montañas, desiertos y bosques detallados, al tiempo que cuenta con una técnica exclusiva: aplicación de material luminiscente sobre la pintura miniatura para iluminar el globo en la oscuridad.

La maestría se extiende al reverso de la caja, donde fue colocado un calendario perpetuo con indicaciones de día de la semana, mes y fecha (esta última posible gracias a un par de discos móviles), además de año bisiesto y hora del día. Estas indicaciones y las de la parte frontal pueden ser reiniciadas, de ser necesario, por un pulsador a las 12 horas.

La obra magna de Bovet se presenta en edición limitada de 60 unidades en dos versiones: oro rojo de 18 quilates o platino. La correa es de piel aligátor, el movimiento es manual con calibre 17DM03-TEL y la reserva de marcha es de 9 días. Bovet sin miedo a ser un gigante.

No Comments Yet

Comments are closed