Audemars Piguet Royal Oak Tourbillon Cronógrafo Esqueletado

El tourbillon que desafía la gravedad, una de las complicaciones más espectaculares de la alta relojería, ha sido objeto de una atención especial por parte parte de los artesanos relojeros de Audemars Piguet. Los nuevos modelos –esqueletos, extraplanos y automáticos– presentan técnicas de ingeniería excepcionales y un diseño estético y audaz. Destaca sobre todas las piezas el Royal Oak Tourbillon Cronógrafo Esqueletado.

Este reloj late con el calibre de manufactura 2936 de cuerda manual. El movimiento tiene un diámetro total de 29.90 mm. El grosor es de 7.60 mm, tiene 28 rubíes y 299 componentes. Su reserva de marcha mínima es de 72 horas. Tiene funciones de tourbillon, cronógrafo, horas, minutos y segundero pequeño.

Este modelo mantiene la esfera tradicional para preservar la legibilidad lo más posible. Por eso, los subdiales permanecen intactos así como los marcadores de las horas y la escala de los minutos. En este reloj las superficies están  cepilladas a mano y, por supuesto, los bordes biselados pulidos.

La excelencia también se explaya en su apariencia. Tiene caja de platino con cristal y fondo de zafiro con tratamiento antirreflejos. La esfera es azul, calada, satinada, con contadores azules, índices aplicados y agujas Royal Oak de oro rosa con revestimiento luminiscente y realce azul. La correa es de aligátor azul con escamas grandes cuadradas con hebilla desplegable AP de platino.

 

No Comments Yet

Comments are closed