SIHH 2019: ¿Qué tres patentes necesitó Bovet 1822 para construir este reloj?

Récital 26 Brainstorm Chapter One inicia una nueva línea. Su caja tipo atril abre posibilidades inéditas para mostrar el tiempo y Pascal Raffy, dueño Bovet 1822, quiere escudriñar todas ellas.  Para este modelo han escogido el material del cristal de zafiro por su transparencia cristalina, su dureza extrema (solo el diamante es más duro) y es más ligero que el titanio. Usar cristal de zafiro ha sido un desafío. El perfil asimétrico de la carrura, del bisel y del cristal de la caja en forma de atril ha obligado a los ingenieros y a los técnicos a enfrentarse a problemas inéditos. Y es que para aprovechar al máximo la transparencia y la ergonomía, los relojeros de Bovet 1822 han decidido fijar el movimiento al fondo en vez del interior de la carrura como es habitual. Ya habían experimentado con éxito esta opción en la construcción del igualmente luminoso Tourbillon Ottantasei en 2016.

El movimiento elegido para ocupar esta vitrina panorámica tridimensional está regulado por el tourbillon volante de doble cara patentado, lanzado en 2015. Cuatro años más tarde presenta un balancín de inercia variable para una cronometría mejorada por el uso de una espiral tradicional. Este nuevo calibre recibe la energía de un único barrilete que garantiza una reserva de marcha de 10 días.

La tradicional pericia de los relojeros de BOVET 1822 en las reservas de marcha largas — en las que tienen el récord absoluto con un reloj de bolsillo fabricado en 1900 y con un total de 370 días de autonomía — se explica gracias al esfuerzo constante para minimizar la fricción en el corazón del movimiento. El problema de los tiempos de carga se soluciona mediante el sistema de carga con diferencial esférico, objeto de dos patentes, que reduce a la mitad el número de giros de la corona necesarios para completar la carga del guardatiempo.

Las funciones se indican de la siguiente manera: horas y minutos descentradas a las 12 h, la reserva de marcha se indica mediante una leva que muestra la energía disponible a través de un indicador “de forma ascendente” ubicado a las 4 h, una gran fecha circular a las 8 h. También a las 12 horas, encajada en el volumen de la esfera de las horas y de los minutos, surge una fase lunar tridimensional. La superficie de la cúpula lunar está grabada y las partes más profundas están rellenas de Superluminova®. La proeza de los artesano ha logrado engastar dos láminas circulares de aventurina dentro de la curva pronunciada del indicador hemisférico de las fases lunares para reproducir el cielo.

FICHA TÉCNICA

Movimiento: Manual, 18,000 alt/h

Caja: Dimier en forma de atril, 48 mm, zafiro con asas y fondo de titanio

Reserva de marcha: 10 días

Funciones: horas, minutos, segundo en el tourbillon, gran fecha, indicador reserva de marcha, indicador fase lunar hemisférica.

Esfera: forma de hélice

 

No Comments Yet

Comments are closed