Sofia Coppola, nuevo rostro de Cartier

Hija de uno de los cineastas más importantes del mundo, Sofia no se dejó eclipsar, encontró su estilo y triunfó como directora. También es musa de casas de lujo superlativo como Cartier. Cuando era niña la llamaban Domino, jugaba con sus primos a hacer películas. Como parte de una familia mítica de Hollywood, el ambiente cinematográfico era lo cotidiano. Se crió en foros y locaciones donde su padre filmaba. Y aunque más adelante el cine se convertiría en su trabajo, encontró uno de sus refugios en el mundo de las revistas de moda.

Emjadores-post2
Sofia Coppola en los hombres del genio del cine Francis Ford Coppola.

Su primera aparición en la pantalla grande fue cuando tenía un año de edad, con The Godfather (1972). Después de aquel clásico no paró. A los 20 años ya había actuado en diez películas (la mayoría dirigidas por su padre), incluidas las tres que conforman la saga de los Corleone. Al Pacino y ella son los únicos dos actores que aparecen en toda la trilogía. En ese ambiente de sets y reflectores, Sofia Carmina Coppola —hija del realizador Francis Ford Coppola y la documentalista Eleanor Coppola, sobrina de la actriz Talia Shire y prima de los actores Nicolas Cage y Jason y Robert Schwartzman— quiso llamarse Domino y usó ese seudónimo desde su participación en The Outsiders (1983) hasta tres años después. “Me pareció glamoroso en el momento”, ha dicho cuando le preguntan al respecto.

Sofia Coppola en El Padrino
Sofia Coppola en El Padrino

Pero no todo era cine para Domino. A los 15 años se fue a París a trabajar en Chanel como becaria. Ahí vio a Karl Lagerfeld diseñar alta costura. Ese paso por la casa francesa le sembró una querencia por la moda que se ha mantenido hasta la actualidad. En 1990, antes de cumplir 20 años, su romance con esa industria se volvió más serio gracias al modelaje, principalmente para revistas como YM y Seventeen. Al mismo tiempo entró
a estudiar pintura y fotografía, se enfocó en el diseño de vestuario y en 1994 lanzó Milk Fed, una línea de ropa que todavía se vende en Japón, aunque ahora sin vínculo con su creadora.

Pero el celuloide llama y su incursión detrás de las cámaras se dio en 1996 con el cortometraje Bed, Bath and Beyond, que codirigió con Andrew Durham e Ione Skye, seguido de Lick the Star (1998), donde trabajó sola. Su debut como realizadora de largometrajes fue con The Virgin Suicides en 1999. No fue un trabajo de generación espontánea, sino de mucho esfuerzo y preparación. Sofia empezó a escribir el guion en 1993, a partir de la oscura novela homónima de Jeffrey Eugenides. La cinta se presentó en el Festival de Sundance en 2000 y la aceptación de la crítica fue muy buena. Fue entonces cuando empezó el culto por aquella joven cineasta apellidada Coppola, igual que un tal Francis.

Emjadores-post3
Secuencia de la película Lost in Translation

Los estetas y creativos encontraron inspiración en el aspecto retro y etéreo de Domino, al grado de que se convirtió en musa de diseñadores como Marc Jacobs, quien alguna vez escribió sobre ella: “No solo me atrajeron su aspecto y su estilo. Me llamó la atención su comportamiento, su vida, sus ambiciones y su creatividad […]. Tiene un interés en la moda, no como arte, sino más como art de vivre. Como un buen libro, la buena música o una decoración hermosa”.

A pesar de la buena recepción de The Virgin Suicides, protagonizada por Kirsten Dunst, la verdadera campanada vino en 2003, cuando estrenó Lost in Translation, escrita y dirigida por ella, con las actuaciones del veterano Bill Murray y una muy joven Scarlett Johansson, quien con esta producción se catapultó de niña actriz a nuevo símbolo sexual. Este libreto, contenido y soberbio, le dio a Sofia su primer Oscar por Mejor Guion Original. También obtuvo nominaciones a Mejor Película, Mejor Actor y Mejor Director —a sus entonces 32 años, se convirtió en la mujer más joven que haya sido nominada a ese premio—.

Cartier2
Escena de María Antonieta, de 2006

Después, Sofia estrenó Marie Antoinette (2006) y Somewhere (2010). En 2013 llegó una nueva aventura en la que pudo unir sus dos pasiones: The Bling Ring, una adaptación de la historia verdadera de un grupo de adolescentes que entraba a robar ropa a las casas de celebridades en Hollywood. Aunque no ha repetido el éxito que tuvo con Lost in Translation, Sofia ha consolidado su voz como directora.

Mini Tank de Cartier. Sofia compró uno cuando terminó un rodaje.
Mini Tank de Cartier. Sofia compró uno cuando terminó un rodaje.

Hace unos meses, la firma francesa Cartier anunció a Sofia como amiga de la maison y destacó su talento, creatividad y estilo. “Siempre me ha encantado Cartier. Representa los ideales sublimes de la belleza, el patrimonio y la artesanía”, dijo la realizadora, quien comentó que para celebrar el fin del rodaje de Marie Antoniette, se consintió con un Mini Tank: “A menudo, al terminar un proyecto, me compro un premio para recordarlo”, comentó al portal Luxuo. “Así que fui a la tienda y lo vi. Era pequeño y angosto, y tenía una correa mate de cocodrilo. Me gusta cómo se abre. Me fascina la atención de Cartier al detalle”.

Emjadores-post5
Sofia Coppola lo llevó en la muñeca cuando fue presentada como Amiga de la firma por Cartier.

Sus relojes predilectos de la firma de la Rue de la Paix es el Clé de Cartier, pieza que usó par anunciar su unión con Cartier y el Mini Tank, de la línea Tank Américaine, con silueta alargada y delicada. Su caja de 27 x 15.2 mm es de oro.

Sofia, en corto

1971. Nace en Nueva York. 1972. Aparece por primera vez en una película: The Godfather.

1994. Funda la marca de ropa Milk Fed en Japón.

1999. Dirige su primer filme, The Virgin Suicides, protagonizado por Kirsten Dunst. Se casa con el director Spike Jonze, de quien se divorcia en 2003.

2004. Gana el Oscar a Mejor Guion Original por la película Lost in Translation.

2011. Se casa con Thomas Mars, músico y cantante del grupo francés Phoenix.

2013. Se estrena The Bling Ring, su cinta más reciente.

No Comments Yet

Comments are closed