fbpx

El tourbillon ligero y sutil de Chopard

La innovación es el resultado de la curiosidad y creatividad, pero si les ponemos estilo el resultado es muy alentador a los ojos. Por ello Chopard se aventuró con estos preceptos para lanzar su primer calibre tourbillon volante, que combina estilo y elegancia en el modelo L.U.C. Flying T Twin.

El nuevo integrante de la familia L.U.C es una edición especial de 50 unidades. La colección L.U.C. nos tiene acostumbrados a movimientos originales y complicados. Ahora, la nueva propuesta vienen en una caja de 40 mm de oro rosa con certificado Fairmined y late con el nuevo calibre L.U.C. 96.24-L con una reserva de 65 horas, gracias a dos barriletes superpuestos según la arquitectura Twin de Chopard.

 

 

Sus horas son reguladas por un tourbillon volante que se caracteriza por la ausencia de puente superior, y se sostiene por la parte inferior de menor grosor. Innovación que además de tener certificación de cronometría, dispone de un sistema de parada de segundero que permite un ajuste exacto de la hora. El Punzón de Ginebra avala sus credenciales.

El tourbillón se observa desde una apertura que se ubica a las 6 horas. Su diseño ligero es aprovechado para crear un efecto de transparencia y profundidad que dan una personalidad que lo hacen destacar. La apertura está hecha en su esfera de oro trabajado en guilloché a mano.

Su diseño de colmena hace alusión al primer logotipo que usó Louis-Ulysse Chopard. La esfera gris rutenio hace contraste con los índices y sus agujas de oro rosa.

Esta versión no modifica ninguna característica esencial de la línea L.U.C. Este modelo no incorpora la fecha a fin de privilegiar la ligereza y hacer espacio para el tourbillon.

No Comments Yet

Comments are closed