Vacheron Constantin Les Cabinotiers PreSIHH, hora de las estrellas

Vacheron Constantin saca lustre a su taller relojero con una pieza única de excepción. Les Cabinotiers Repetición de Minutos Tourbillon Carta Celeste. Nueva apuesta por una bella carta celeste en el fondo de la pieza. Sigue la estela del espectacular Celestia Astronomical Grand Complication 3600 y el Symphonia Grande Sonnerie 1860. El cielo nocturno de Ginebra y la Vía Láctea con las constelaciones de estrellas a vista de telescopio.

Vacheron Constantin Les Cabinotiers Repetición de Minutos Tourbillon Carta Celeste
Vacheron Constantin Les Cabinotiers Repetición de Minutos Tourbillon Carta Celeste

Un mapa espectacular que nos da la hora sideral (no el sol, es hora de las estrellas, que dan un giro completo en 23 horas y 56 minutos). La esfera también se presenta en color negro con un guilloché en el centro del dial. Pero además de la hora sidérea, el guardatiempo es un repetidor de minutos y cuenta con un tourbillon a las 6 horas con un pequeño segundero en la jaula. La característica Cruz de Malta es el sello reconocible.

 Para una combinación expresada como ensoñación nocturna, el soporte no podía ser menor. Caja de oro blanco con un bisel y las asas engastadas con 112 diamante en talla baguette. Les Cabinotiers Repetición de Minutos Tourbillon Carta Celeste viene con el sello del Punzón de Ginebra. El calibre 2755 totalmente desarrollado inhouse por la manufactura es la piedra angular para construir estas elevadas propuestas sobresalientes. Un movimiento con 413 componentes y una reserva de marcha de 58 horas. Les Cabinotiers es el departamento relojero dedicado a piezas supremas.

Mapa Celeste en el fondo con las estrellas y la Vía Láctea.
Mapa Celeste en el fondo con la visión de las estrellas y la Vía Láctea.

Hay un gran trabajo mecánico que combina complicaciones sobresalientes en busca de la excepción. La pieza se entrega en un caja de madera de ébano y trae su lápiz para los ajustes adecuados. La correa es de piel de aligátor Mississippiensis en color negro. Otro trabajo artesanal para culminar un guardatiempo que, más allá de las colecciones, pone en valor el trabajo exigente y la pericia maestra de aquellos relojeros expertos de la Ginebra ilustrada del XVII, cuando los cabinets copaban el piso más alto de la ciudad. Gran homenaje al arte relojero y al conocimiento astronómico. Un tesoro científico en 45 mm.

No Comments Yet

Comments are closed